Ese Motor Que Te Condena

Hay momentos en los que, gracias a los eslabones perdidos de nuestro árbol familiar, podemos observar ciertas conductas que los humanos/personas desarrollamos conforme pasan los años y ni siquiera nos damos cuenta. Eso, que nos permite sobrellevar el camino sin sangrar a cada paso, como la armadura del caballero, que lleva tantos años ahí, que ya es parte de si,
Por eslabones perdidos remito a la gente que amo, que observo, que quiero ver feliz (por eso involuntariamente terminamos analizando tan a fondo los pormenores de aquellos que amamos), lo importante seria, empezar con uno mismo, con mis reacciones y acciones que son aquello que define mi camino… pero el miedo a ver toda la fragilidad que hay adentro puede mas, -el miedo (cito*) existe solamente en la mente humana, en ninguna otra parte-
 
Que nos impulsa a reaccionar y querer progresar/lograr metas/alcanzar la plenitud espiritual?, varia en todos los casos, algunos, usan el enojo como “motor”, y que curioso es ver que siempre lo que nos impulsa es aquello que mas odiamos, esas actitudes que condenamos y que (creemos) no tienen lugar en nuestra mente. Avanzar a partir del sufrimiento propio, el abandono, la firme creencia de que el universo nos pone pruebas a cada paso y dolores inmensos para superarnos y ser mejores, es también actuar desde el pedestal de víctima. (Saliendo adelante con más fuerza, al mejor estilo mujer golpeada de Hollywood) aquella que sobrevive, que sale adelante a pesar de todo, que no demuestra sufrimiento para ser un pilar para sus hijos, y mantiene la procesión por dentro. Otros desde el dolor, cavamos un pozo…nos metemos en el, a disfrutar de ese sufrimiento y tristeza, y esperar que algo o alguien nos rescate, porque, si hasta ahora no servimos para nada, cual es el punto?, anhelando vidas ajenas, pertenencias ajenas, con la nariz apoyada en el vidrio de la vidriera de la felicidad,
No deja de sorprenderme la capacidad e inspiración que surge desde el dolor, para algunos esa fuerza para hacer y ser más y mejor…para mí…para crear, narrar, enfocarme, es una triste forma de productividad
El dolor es mi motor, mi musa
 
Se feliz en tu soledad. 

Y solo la Musica te salvara…

Hay personas que sienten que su familia, amigos, allegados, médicos….mascotas, etc.; Las van a salvar de caer en una depresión galopante, sobre todo quienes, como yo, tenemos una enfermedad crónica que cada tanto te recuerda el dolor, la imposibilidad de mantener algunas actividades por cierto tiempo….cosas, pequeñas cosas que son como chinches que se van clavando, activando sensibilidades, culpa y (porque no) resignación.
 
Cada uno se abraza a lo que puede, nadie esta equivocado y nadie tiene la razón…en mi caso particular que es el que realmente me interesa y sorprende…me anime a algo idílico y que ya creía perdido…mi pasión, el único amor de mi vida que jamás bajo los brazos y estuvo siempre a mi lado incondicionalmente, La Música.
 
Es algo que se nace, ese placer, la capacidad de poder modificar rotundamente tu humor a través de una melodía, una voz, cualquiera sea su color, letras que penetran en tu alma y te transportan…entre otras características maravillosas que tiene la música, y el hecho de tener un instrumento en mi cuerpo (la voz, pero casi nadie lo sabe, mala mía.) y al mismo tiempo amar con una loca devoción interpretar, terminaron por ganarle la batalla al pánico de ser oída y uf (el juicio que pudiese llegar a emitir el resto del mundo, el pequeñísimo trozo de mundo que puede llegar a escucharme, no?).
 
Y, así como todo surge en mi vida, de repente, envuelto en un torbellino de sentimientos, la oportunidad llega de la mano de un músico brillante, seguro, sereno y apacible (características que no poseo…) todo lo contrario a mi y sin embargo un alma tan similar y fue inevitable no caer enamorados de la música y comenzar lo que quizás en un futuro sea digno de ser compartido con el publico y oficie de lo que debe ser, Entretener.
 
Y también, porque no?, de la mano con eso venga mucha paz a mi alma (sabes que me das mucha paz) y la posibilidad de consumar un sueño resignado por mis propios miedos, inseguridades y fobias. Esta vez, Tengo un plan.
 
Y te quiero conmigo.

“Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”
 

Cuando una enfermedad te cambia la vida

Pensé que lo había vivido todo… Que quizás lo había sufrido todo, bastante absurdo para 25 años de vida descarrilada, pensar que las había vivido todas…los excesos, la locura, los límites de la idiotez y la psicosis… La falta de respeto hacia mi alma, mi cuerpo y mi persona en general.

Tantos años odiandome en secreto… Cansada de perseguir mis sueños, pero buscándolos constantemente apoyandome en los demás. Que vida tan conformista y mediocre.

Un día llegaste a mi vida con esa luz incandescente…parte de mi, presenciamos un. Milagro, aunque mi cúerpo quiso rechazarte ahí estabas, mejor que todos y hoy mas fuerte que ninguno…será que se nace valiente y luchador, Isabella verte crecer es un placer.

Después el dolor…tan solo el dolor, la cabeza explota, el cuerpo inútil no responde y se entumece…pero por sobré todo el dolor de cabeza constante…que pasa? Y ahora que? Fiebre? Basta quiero irme….no quiero seguir así…son muchos meses de dolor..

Lupus le dicen, yo le digo Dios mostrándome que aún puedo, lo que cambia en tu cabeza después de un diagnóstico así es increíble, hola “tu cuerpo se come a tu cuerpo” ” no se cura nunca, sólo se trata” “una de las enfermedades más raras…..” Si, era para mi.

Lo extraño de todo esto es que, hoy valoro más las pequeñas cosas, trabajo feliz, hago diseño feliz, hago cosas para vender varias feliz, decidi estar sola con mi hija y muy contenta con esa decisión
Ahora me quiero un poco más(un chiquitín, se va de a poco…)….al menós para ser honesta conmigo misma y aceptar mi lado oscuro y egoísta, ese que se desvive por los demás…suplicando por cariño y aceptación como siempre, y hasta nunca.

Son vientos de cambio, de mucho dolor, de mucha realidad escondida bajo la alfombra, años de auto convencimiento truncados y por sobré todo, hazaña difícil si las hay: Volver a empezar, con la esperanza y la fe de que las heridas sanaran en la medida que mi percepción sobre mi misma y mi entorno mejore y que hay algo mejor ahí….esperando por ser descubierto, ya no me pregunto que será lo que me depara el universo, lo importante no es llegar, lo importante es el camino.

Momento culmine del análisis: “Mírate a vos misma al espejo y deci TE AMO”
-No puedo….- las palabras se ahogan y la garganta se me quiebra, bajo la mirada, no puedo.
“Volve a intentarlo” -t…te…TE AMO- (se quiebra y llora acongojada)
“Ese es el primer paso para sanar”